Éstos son los errores más comunes a la hora de realizar una investigación de mercados

Una investigación de mercados es, hoy en día, una herramienta imprescindible para el marketing de cualquier empresa que comercializa productos y servicios y que quiere hacerlo con éxito. Se trata de una metodología muy trabajada y sofisticada, que ayuda a las compañías a conocer mejor a sus clientes, potenciales o actuales, para saber cuáles son exactamente sus preferencias, gustos, u opiniones sobre el producto o servicio ofrecido por la empresa.

Este estudio o investigación de mercado también está basado en datos socioeconómicos: clase social, formación académica, edad, ocupación, datos demográficos, etc. Conociendo todos estos datos, las empresas podrán ofrecer el producto o servicio más adecuado al cliente objetivo, y así podrán aumentar sus ventas y, por consiguiente, sus beneficios. En pocas palabras: un estudio de mercado identifica quién nos compra, por qué, y cuánto nos compra, entre otros aspectos.

Los errores más comunes que se pueden cometer al realizar una investigación de mercados

Hacer una buena investigación de mercados es un trabajo complejo y sofisticado. Requiere conocimientos de estadística, psicología, sociología…por eso, los estudios de mercado son caros, y deberán ser una herramienta de trabajo fundamental en estrategias de marketing y ventas,  para que realmente merezca la pena contratarlos.

Hay que dejar estas investigaciones en manos de profesionales muy cualificados, porque en ocasiones, se cometen errores en la investigación de mercado que pueden dar al traste con los objetivos de marketing y ventas de cualquier empresa.

No tener el objetivo principal meridianamente claro

Que se basa en preguntas concretas, para saber qué información queremos obtener: quién consume mi producto, por qué lo hace, con qué frecuencia…así llegaremos a la cuestión principal: cuál es mi público objetivo, el consumidor al que mi producto o servicio se dirige.

Transmisión de un briefing con instrucciones equivocadas, difusas o incompletas. 

Este error va muy unido al primero, la búsqueda concreta de objetivos definidos. Es muy importante detectar los problemas que pueda haber a la hora de comunicar un producto o servicio al cliente, para poder identificar con absoluta certeza en qué estamos fallando, qué es lo que se puede mejorar. Ser muy específico con la detección de un problema, o con los objetivos que se buscan al lanzar un nuevo producto es clave para poder encargar un buen estudio de mercado. Las definiciones vagas e incompletas al inicio de una investigación de mercado dificultarán la búsqueda objetiva de datos.

No tener definida una técnica específica de obtención de datos.

Las técnicas de búsqueda y “recolección” de datos se deben diseñar desde el principio, en función de la información que deseemos obtener, y técnicas hay muchas: encuestas (formularios en papel, encuestas online, presenciales…) focus groups (personas que se reúnen para hablar de un producto), visionados de productos y opiniones, audímetros si se trata de consumo en medios, etc. Es importante definir cuál va a ser la técnica más adecuada para obtener la información deseada.

No analizar de forma adecuada la información obtenida.

Analizar la información de forma adecuada, clasificando resultados, cruzando datos (demográficos, gustos, opiniones, edad…) nos llevará a obtener el valor del trabajo realizado: cuál es nuestro público objetivo, nuestra área de influencia más significativa para captar más clientes, características de los productos y servicios más demandados y cómo se pueden potenciar en los planes de marketing y comunicación, etc.

Aplicar los resultados de cualquier investigación de mercado es una obligación. No tener una estrategia clara de implementación de resultados no llevará a la compañía que ha contratado una investigación de mercado a conseguir los mejores resultados para la venta y consumo de sus productos o servicios.

Es necesario tener claro que, una vez obtenidos los resultados deseados, es importante contar con una estrategia global e integral, con acciones de marketing adecuadas: promociones, dar a conocer el producto a públicos objetivos en redes sociales, muestras gratuitas para obtener el grado de satisfacción del público objetivo, abonos y suscripciones a precios más que competitivos, etc.

Es importante diseñar una estrategia concienzuda y sobre todo atractiva y apetecible para el consumidor final, aquél que, con toda seguridad, va a consumir nuestro producto o servicio.

La decisión de contratar una investigación de mercados debe proporcionar, a cualquier compañía, una herramienta para tomar las mejores decisiones a la hora de ofertar y vender nuestros mejores productos y servicios. Estar atentos a la marcha la investigación, para que no se cometan errores en el proceso de elaboración de un estudio, debe ser uno de los principales objetivos para que un trabajo concienzudo nos ofrezca siempre los mejores resultados.

Summary
Review Date
Author Rating
41star1star1star1stargray

Leave a Comment